Esta semana mientras leia un libro me encontre una gran frase: "Una persona no puede bañarse dos veces en el mismo río". Es una frase de un filosofo Griego llamado Heráclito.

Viene a decirnos que todo fluye y nada permanece más que en ese mismo momento. Imagina que te bañas en un río y te sales a comer para al rato volver a bañarte. Todo habrá cambiado, tu baño no será el mismo porque el agua puede estar más fria por el paso del tiempo, tu con menos ganas porque acabas de comer o simplemente el agua que te rodea es distinta al agua del baño anterior. Aquí la única constante es el nombre el río.

Esta reflexión es curiosa porque demuestra que al estar todo en continuo cambio o evolución (como diria Charles Darwin) puede que aquel comic que tanto te gustaba ahora no te haga gracia, que aquellas bromas con tus amigos ya no sean tan graciosas o que tu comida favorita ya no lo sea.

Por contra se abre a cada instante un nuevo abanico de posibilidades con cosas estupendas. Puede que ahora disfrutes música que antes no te gustaba (a mi me paso con Héroes del Silencio) o abras un blog ;)

Pienso que Héraclito dejaba tambien algo implicito en su frase, no hay que temer al cambio porque siempre es una oportunidad hacia algo nuevo y es algo que sin duda pasará (esperemos que para bien). Esto me lleva a una frase de Albert Einstein "Definición de locura:  Hacer la misma cosa una y otra vez y esperar resultados diferentes".

 

Espero que os haya gustado la frase de Heráclito tanto como a mi.

Saludos!

Volver